Menú

Los tres pilares del autoconsumo: eficiencia, sostenibilidad y ahorro

Cada vez son más las empresas y particulares que buscan diferentes alternativas al actual sistema de producción y distribución energética. Aprovechar recursos naturales como el sol o el viento se está volviendo una opción cada vez más viable para una gran parte de la ciudadanía que ve en el autoconsumo la solución más acertada para satisfacer su demanda eléctrica.

Escrito por Eva Ruiz

Última actualización: 01/09/2020

Tiempo de lectura: 12 min

¿Que es el autoconsumo y cuales son sus ventajas?

Se entiende por autoconsumo a la producción de energía eléctrica para consumo propio proveniente de instalaciones que generan electricidad y que se encuentran situadas en el entorno del consumidor o consumidores. En otras palabras, se trata de crear instalaciones de energía solar u otras fuentes renovables para producir energía propia. Entre los múltiples beneficios del autoconsumo hay que destacar:

  • Impulso a las energías renovables
  • Ahorro en la factura eléctrica y menor dependencia a los cambios de la tarifa eléctrica puesto que gran parte del consumo se cubre con la energía generada por la propia instalación.
  • Mayor eficiencia ya que, gracias a la cercanía entre los puntos donde se genera y donde se consume la electricidad, se reducen considerablemente las pérdidas en el transporte y la distribución de la energía.
  • Como consecuencia de esta mayor eficiencia, se produce un aumento en el valor de mercado del inmueble.

Compara ofertas y ahorra hasta un 30%

Sólo necesitas 60 segundos para rellenar un breve formulario y enviamos tu solicitud a varias empresas de tu zona. Compara varias ofertas gratis, sin compromiso.

location

check En 60 segundos

check Gratuito

check Hasta un 30% de ahorro

Modalidades de autoconsumo

Podríamos clasificar las diferentes modalidades de autoconsumo en base a los valores predeterminados a los que cada consumidor se acoge:

  • Según el tipo de energía renovable usada, el autoconsumo puede ser: eólico, solar, hidráulico, biomasa...
  • Individual o colectivo: como su propio nombre indica, la diferencia entre ambos reside en el número de consumidores que se benefician del mismo punto de generación de la energía.
  • Con o sin excedentes: en función de una u otra modalidad, el consumidor podrá verter la energía sobrante en la red de transporte y distribución. Es decir, si tiene excedente energético podrá venderlo al ser un sujeto productor de energía propia.
  • Menor o igual a 100 kW: si la potencia que se genera es inferior a 100 kW, el consumidor puede beneficiarse de mecanismos de compensación y simplificar los trámites administrativos exigidos para la instalación de autoconsumo.
  • Directo o con acumulación: En la modalidad de autoconsumo directo el excedente de la energía eléctrica producida se vierte directamente a la red. En el caso de que la demanda supera a la producción, también se toma de la red. En la modalidad de acumulación, la energía producida que no se consume queda almacenada en baterías para su uso posterior.
  • Compensación de excedentes: en función del excedente de energía vertido en la red, los mecanismos de compensación simplificada permiten la reducción mensual del coste de la factura eléctrica
  • Venta de energía a la red de distribución: la energía generada que no es consumida se vende a la red. En este caso, hay que darse de alta como productor y afrontar los trámites fiscales y administrativos

Que es el autoconsumo fotovoltaico y cómo funciona

Hablamos de autoconsumo fotovoltaico cuando una instalación basada en placas solares utiliza la energía del sol para convertirla en electricidad. Una instalación de autoconsumo fotovoltaico básicamente consta de:

  • Paneles solares que se encargan de captar la luz solar para generar la energía.
  • Un inversor fotovoltaico que se encarga de transformar la energía eléctrica continua en corriente alterna para que pueda ser utilizada por los equipos eléctricos de la vivienda.
  • Un cableado para conectar los equipos fotovoltaicos.
  • Opcionalmente, baterías para almacenar la electricidad generada.

Tras la instalación, para su funcionamiento se conecta la salida del inversor fotovoltaico con la entrada ICP de la vivienda. La energía que se consume será en primer lugar la que se genera en la propia instalación y luego, si fuese necesario, la de la red. Este funcionamiento se debe a que la vivienda siempre toma la energía del punto más cercano, en este caso de las placas solares. Este principio de funcionamiento evita los cortes eléctricos ya que los dos sistemas trabajan paralelamente.

El uso de los paneles solares fotovoltaicas irá en función de la modalidad instalada, es decir, si se trata de instalaciones fotovoltaicas conectadas a la red o de instalaciones aisladas sin conexión con la red (para la cuales son necesarias el uso de baterías).

Instalaciones aisladas

Son instalaciones de placas solares conectadas a una red de consumo pero que no disponen de conexión eléctrica con la red de transporte y distribución. Para este tipo de instalaciones es imprescindible el uso de baterías para poder almacenar la energía y así garantizar el suministro eléctrico durante las 24 horas del día.

Esta modalidad de autoconsumo fotovoltaico se suele realizar en lugares aislados donde la red de abastecimiento no llega o el coste de distribución es muy elevado. También se utilizan para señalizaciones urbanas como semáforos, alumbrado público o señales de tráfico. En estos supuestos, la instalación consta de placas solares fotovoltaicas, un regulador de carga, acumuladores o baterías solares e inversores fotovoltaicos.

Descubre en sólo 60 segundos qué panel solar es el mejor para ti

¿Qué forma tiene tu tejado?

Los tejados regulares o planos son ideales para paneles solares

Tejado plano (0°)

0 - 5 grados

Tejado casi plano (15°)

5-25 grados

Regular (30°)

25 - 35 grados

Tejado inclinado (45°)

Más de 35 grados

Instalaciones conectadas a la red

Son instalaciones que se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo a la vez también están conectadas a una conexión eléctrica física con la red de transporte o distribución.

En este tipo de instalaciones no es necesario el almacenamiento de energía ya que se recurre a la red eléctrica en caso de que los paneles solares generan poca energía. Opcionalmente se puede instalar un acumulador de energía o batería para que la dependencia con la red sea mínima.

¿Cómo es el proceso de instalación?

Las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo conectadas a red están regulada por el Real Decreto 900/2015. Para una mayor información es conveniente acceder a la Guía Profesional de Tramitación del Autoconsumo. No obstante, vamos a aclarar que cuando se opta por el consumo de este tipo de energía verde, lo primero que hay que valorar son las condiciones para su instalación. Con esto nos referimos al lugar del emplazamiento del equipo (tejado, cubiertas, jardin, etc.), a las características del lugar y a la orientación de la vivienda.

En segundo lugar, hay que contactar con una empresa especializada en el tema. En este campo las opciones pueden ser muy variadas: comercializadoras de electricidad, empresas especializadas en instalaciones de sistemas eléctricos, empresas de servicios energéticos o empresas especializadas en energías renovables. Cualquiera de ellas podrá ofrecer información detallada y dar un presupuesto real para la ejecución del proyecto, aunque lo aconsejable sería pedir presupuestos a varias empresas diferentes. Queremos ayudarle y le ofrecemos una calculadora gratuita.

Cuando se ha elegido la empresa, será esta quien se encargue, además de la instalación, de dar todos los pasos técnicos y administrativos legales necesarios.

Tramitación legal para instalaciones de autoconsumo

Los trámites necesarios para legalizar una instalación son:

  1. Licencia de obras y autorización municipal
  2. Cuando se trata de una empresa, comunicación de actividad empresarial para poder solicitar subvenciones
  3. En función de la potencia instalada, solicitud al derecho de acceso al punto de conexión de la distribuidora eléctrica para ejecutar el proyecto o documentación técnica de la instalación
  4. Memoria técnica de diseño (MTD) que se redactará en impresos proporcionados por el organismo competente de cada Comunidad Autónoma
  5. Si es necesario un proyecto técnico, este debe ser redactado y firmado por un técnico titulado. El firmante será el responsable de que el proyecto se adapte a las disposiciones legales
  6. Finalizadas las obras, y una vez realizadas las verificaciones e inspecciones oportunas, el instalador autorizado debe emitir un Certificado de Instalación conforme al modelo establecido por la administración
  7. Una vez terminada la ejecución del proyecto, son susceptibles de ser inspeccionados las siguientes instalaciones:
    • Instalaciones industriales con una potencia instalada superior a 100kW
    • Locales de Pública Concurrencia
    • Locales con riesgo de incendio o explosión (a excepción de garajes de menos de 25 plazas)
    • Locales mojados con potencia superior a 25 kW
    • Piscinas con potencia superior a 10 kW
    • Quirófanos y salas de intervención
    • Instalaciones de alumbrado exterior con potencia superior a 5 kW
  8. Registro administrativo telemático, declarativo y gratuito en el Ministerio para la Transición Ecológica
  9. Registro administrativo para las instalaciones de producción iguales o superiores a 100 KW de potencia
  10. Registro en el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para acceder al régimen retributivo específico
  11. Contrato para la venta de excedente de energía
  12. Inspecciones periódicas

Inversión media para una instalación de autoconsumo fotovoltaico

Para hablar de este tipo de inversión hay que tener en cuenta, además de la calidad de todos los componentes, variables como la ubicación y orientación de la vivienda o el consumo energético de la unidad familiar.

El precio de un sistema de placas fotovoltaicas oscila entre los 60 y los 80 euros por metro cuadrado, por tanto, la inversión media, incluyendo la instalación y tramitación, para una vivienda de unos 60 metros cuadrados puede rondar aproximadamente sobre los 3,500 y 4.500 euros. Esta cifra es una estimación, lo acertado es consultar y pedir presupuesto a la empresa con la que se haya decidido realizar el proyecto.

Compara ofertas y ahorra hasta un 30%

Sólo necesitas 60 segundos para rellenar un breve formulario y enviamos tu solicitud a varias empresas de tu zona. Compara varias ofertas gratis, sin compromiso.

location

check En 60 segundos

check Gratuito

check Hasta un 30% de ahorro

Kits solares ¿Son una buena alternativa?

También existe la opción de adquirir un kit solar y realizar la instalación personalmente, con lo que la inversión inicial será menor. En el mercado existen diferente tipos de modelos y marcas que se podrán adaptar a las necesidades específicas de la vivienda donde vayan a ser instalados.

A excepción de los modelos más básicos, los kits solares están formados generalmente por:

  • Placas fotovoltaicas o aerogeneradores para producir la electricidad
  • Un regulador de carga para controlar el flujo eléctrico
  • Una batería para almacenar la electricidad
  • Un inversor para transformar la corriente continua en alterna

Aunque la mayoría de ellos incluyen un manual de instalación y vienen preparados para el automontaje, lo cierto es que será el usuario quien tenga que realizar por sí mismo todo los concerniente a trámites administrativos y, por supuesto, realizar las mediciones oportunas para instalar el equipo más apropiado a sus necesidades. Nosotros siempre sugerimos que un instalador calificado haga el trabajo

Autoconsumo en las empresas

Hasta ahora nos hemos estado centrando en el autoconsumo a nivel particular pero cada vez son más las empresas que apuestan por este tipo de energía dado los enormes beneficios sociales y económicos que reporta. Conviene matizar que este tipo de energía ecológica es apta para todo tipo de actividad empresarial y, ya se trate de una gran corporación, pymes, organismos públicos, agricultura, ganadería, hosteleria, etc., todas podrán beneficiarse de sus ventajas. Entre ellas cabe destacar:

  • Considerable ahorro en costes energéticos
  • Mayor competitividad ya que el ahorro energético puede revertir en ofrecer precios más competitivos a los clientes
  • Ayuda a combatir el cambio climático gracias a la reducción de las emisiones de CO2.
  • Mejora de la imagen de la marca al adquirir un mayor compromiso y responsabilidad social corporativa con el medio ambiente
  • Añade valor diferencial a las empresas y llega a un número mayor de clientes preocupados por el cambio climático y con conciencia de las energías renovables

Derogación del controvertido impuesto al sol

Básicamente, este polémico impuesto aprobado por Decreto Ley el 9 de octubre de 2015, imponía a los usuarios de energía auto consumible un cargo por verter energía eléctrica en la red de distribución. Afortunadamente, con fecha del 5 de octubre de 2018, se publicó el Real Decreto-ley 15/2018 con el que se deroga este impuesto y se reconoce el derecho a la ciudadanía a autoconsumir energía sin tener que pagar peajes ni cargos adicionales. Esta medida, sin lugar a dudas, favorece e incentiva el desarrollo de la energía solar fotovoltaica en España.

Subvenciones autoconsumo 2020

Puede que esté interesado en generar su propia energía eléctrica ya que, además de ayudar al planeta, conseguirá un notable ahorro en el costo anual de las facturas de electricidad. Si es así, debe saber que gracias a la creciente preocupación por el medio ambiente y a una mayor concienciación colectiva con respecto a las energías renovables, muchos gobiernos autonómicos conceden subvenciones y deducciones fiscales a los residentes que opten por una instalación para autoconsumo hasta 2020. Solo debe informarse en su respectiva Comunidad Autónoma para poder acogerse a ellas.

Descubre en sólo 60 segundos qué panel solar es el mejor para ti

¿Qué forma tiene tu tejado?

Los tejados regulares o planos son ideales para paneles solares

Tejado plano (0°)

0 - 5 grados

Tejado casi plano (15°)

5-25 grados

Regular (30°)

25 - 35 grados

Tejado inclinado (45°)

Más de 35 grados